O My Good

Postres, dulces y mucho más

Arroz con leche de coco

Esta receta combina la leche de coco con arroz cocido, para dar lugar a un postre delicioso y muy cremoso. La leche de coco, al igual que la leche normal, cocina el arroz con una textura perfectamente suave, y con un poco de edulcorante y una pizca de canela, esta receta es perfecta para servir en cualquier fiesta.

Esta receta tiene leche de coco en su mayoría, pero también tiene leche de vaca, lo cual no sería apto para vegetarianos estrictos o veganos. Si quieres adaptarlo para ellos, puede utilizar los 470 ml de leche de coco y eliminar la de vaca.

Arroz con leche de coco

También se puede sustituir por otros tipo de leches, como la sin lactosa, o cualquier bebida vegetal, aunque el sabor no será el mismo que la receta tradicional de arroz con leche, está claro.

Estos son los ingredientes que vamos a necesitar para 6 personas:

  • 55 gr de arroz de grano corto o redondo
  • 300 ml de leche de coco
  • 170 ml de leche entera
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
  • 2 cucharaditas de azúcar, sirope de agave o jarabe de arce
  • 1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla
  • mango en rebanadas, para decorar
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno o de canela en polvo, para decorar

Procedimiento:

Ponemos la leche de coco junto con la leche entera en una cazuela a fuego medio-alto. Cuando llegue a hervir, le añadimos el azúcar (o el endulzan que queramos), la ralladura de naranja y la esencia de vainilla.

Añadimos también el arroz y bajamos la temperatura al mínimo para que se cueza durante 35 minutos, removiéndolo de vez en cuando con una cuchara de madera para que no se pegue.

Después de ese tiempo, probamos el arroz (con cuidado de no quemarnos); si no está del todo cocido, lo dejamos cocer durante 10 minutos más y volvemos a comprobar su textura hasta que esté tierno.

Y si está tierno, lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar durante unos minutos a temperatura ambiente en la encimera. Después, lo repartimos en varios recipientes y lo introducimos en el frigorífico para que enfríe por completo.

Nuestro arroz con leche de coco tiene que tener una consistencia espesa, pero no tiene que ser una pasta que no fluya. Si nos gusta una consistencia más líquida y se ha quedado un poco seco, le podemos añadir más leche de coco o leche normal. Si está muy líquido, al enfriar se espesará, y sino podemos dejarlo unos minutos más cociendo.

Cuando el arroz haya enfriado por completo, retiramos la ralladura de naranja y lo servimos con el mango y una pizca de azúcar moreno o canela en polvo.