O My Good

Postres, dulces y mucho más

Buñuelos de viento

Los buñuelos de viento me traen recuerdos de la infancia. Cuando iba a casa de mi abuela, siempre tenia una fuente preparada de ellos, pues sabía que me encantaban.

Es uno de esos postres tradicionales que gustan por su simplicidad, y en nuestro país se suelen tomar en Navidad acompañados de natillas. Os dejo una receta de natillas de la web http://natillascaseras.es por si queréis seguir la tradición.

Buñuelos de viento

Hoy he querido recrear el recuerdo de mi abuela preparando en su honor estos buñuelos de viento que con tanto cariño hacía ella.

Lista de ingredientes

  • 150 gr de harina
  • 250 ml de agua
  • 4 huevos
  • 30 gr de mantequilla
  • 1 cáscara de limón
  • 50 gr de azúcar
  • 1 litro de aceite de girasol
  • Sal

Preparación de los buñuelos

Calentamos 250 ml de agua en una cazuela con la mantequilla, la cáscara de limón y la sal a fuego medio. Dejamos que llegue a ebullición y entonces bajamos la temperatura para que se cueza durante 3-4 minutos.

Sacamos la cáscara de limón y lo mezclamos con la harina para que adquiera el sabor del limón. Incorporamos la harina y la cáscara a la cazuela, removemos y dejamos que se cueza durante otros 3-4 minutos hasta que se forme una pasta fina.

Retiramos del fuego la cazuela y añadimos los huevos de uno en uno, sin dejar de mezclar con una espátula de silicona, hasta tener una pasta líquida.

Calentamos abundante aceite en una sartén grande a fuego alto. Cuando esté bien caliente, añadimos una cucharada de masa de forma que quede lo más redonda posible.

Añadimos más cucharadas hasta llenar completamente la sartén, pero con cuidado de dejar espacio entre cada buñuelo para que no se junten las masas.

Dejamos que se frían hasta que estén dorados por los dos lados y los sacamos a un plato con varios trozos de papel absorbente para que escurran todo el aceite.

Cuando enfríen, espolvoreamos el azúcar por encima. Si lo hacemos cuando están aún calientes, el azúcar se derretirá, y no queremos que ocurra eso.

Notas

La temperatura del aceite tiene que estar lo más caliente posible, o el buñuelo se deshará, por es importante comprobar la temperatura. Para ello se puede hacer la prueba del pan, añadiendo un trocito de pan para ver si comienza a freírse.

A la masa se le puede añadir una pequeña cantidad de licor para aromatizarlo, como Grand Marnier o licor de café.

Los buñuelos se pueden glasear con azúcar o cubrirlos con una capa de chocolate derretido. También pueden rellenarse de crema pastelera, pero ya no serían de viento. Hay incluso rellenos de carne o pescado, por ejemplo, los buñuelos de bacalao son muy famosos.