O My Good

Postres, dulces y mucho más

Pollo tikka masala

Seguro que, aunque no sepas en que consiste exactamente, has oído hablar de la salsa tikka masala. Se puede hacer tanto con carne, como con pescado. El plato original resulta muy picante si se cumplen las proporciones de la receta (¿que se puede esperar de un plato indio?). A menos que quieras un plato súper picante, te recomiendo que reduzcas la cantidad de pimienta de Cayena del adobo.

Si quieres más recetas con pollo como protagonista, visita la web polloallimon.info.

Pollo tikka masala

INGREDIENTES

  • 2 kilos y medio de pollo sin huesos troceado (pechuga, muslo, contramuslo o mezcla), sin la piel
  • 3 cucharadas de comino molido
  • 3 cucharadas pimentón
  • 2 cucharadas de semillas de cilantro molidas
  • 2 cucharaditas de cúrcuma
  • 1 cucharadita de pimienta de Cayena
  • 12 dientes de ajo, pelados y rallados
  • 3 cucharadas de jengibre fresco, rallado
  • 2 tazas de yogur natural
  • El jugo de 4 a 6 limones
  • Sal kosher
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 1 cebolla grande, finamente picada
  • 800 gr de tomates pelados enteros, más o menos triturados
  • 1/2 taza de hojas y tallos tiernos de cilantro
  • 250 ml de nata para cocinar

¿Cómo hacer la receta?

  1. Empezamos con el pollo, que puede estar entero con huesos ya que después de cocinarlo lo podremos deshuesar fácilmente. Lo limpiamos y colocamos sobre una tabla de cortar y le empezamos a aplicar cortes profundos con un cuchillo afilado, con un espacio de 3 cm entre cada corte. Después lo ponemos en una fuente para horno antiadherente o forrada con papel vegetal.
  2. Por otra parte, mezclamos el comino, el pimentón, las semillas de cilantro, la cúrcuma y la pimienta Cayena en un bol pequeño. Reservamos 3 cucharadas de la mezcla de especias aparte. Lo demás, lo mezclamos con 8 dientes de ajo de ajo, 2 cucharadas de jengibre, el yogurt, 1/2 taza de jugo de limón y 1/4 de taza de sal en un recipiente grande.
  3. Este adobo lo untamos por toda la carne con las manos, asegurándonos de que toda superficie queda cubierta. Lo cubrimos y metemos en el frigorífico durante al menos 4 horas (puede ser toda la noche) girando la carne de vez en cuando.
  4. Una vez que tenemos listo el pollo, calentamos la mantequilla en una cazuela grande a fuego medio-alto hasta que se derrita. Añadimos la cebolla picada, el ajo restante, y el jengibre restante y lo revolvemos frecuentemente hasta que la cebolla empiece a ablandarse.
  5. Incorporamos la mezcla de especias que habíamos reservado y seguimos con la cocción hasta que empiece a oler.
  6. Incorporamos los tomates y la mitad del cilantro. Raspamos cualquier ingrediente que se haya quedado pegado en la base de la cazuela. Bajamos la temperatura y dejamos que se cueza a fuego lento durante 15 minutos.
  7. A continuación, batimos todo con una batidora, si es necesario en varias tandas. Le vertemos la nata y el resto del jugo de limón. Lo sazonamos con sal y lo reservamos hasta que esté hecho el pollo.
  8. Hacemos el pollo a la barbacoa. Una vez que la barbacoa esté caliente, untamos la parrilla con aceite y extendemos la carne uniformemente. Dejamos que se ase sin moverse y con la tapa puesta hasta que esté bien dorado, unos 6-8 minutos. No es necesario que el pollo se cocine completamente, ya que después puede acabar de hacerse. Le vamos dando la vuelta para que se vaya dorando por todos los lados y después lo pasamos a una tabla de cortar.
  9. Dejamos que repose durante 10 minutos antes de cortarlo. Lo troceamos y cortamos en trozos del tamaño de un bocado. Ponemos el pollo en la cazuela con la salsa, y lo ponemos a fuego medio para que se cocine todo junto durante 10 minutos.
  10. Espolvoreamos con el cilantro restante y servimos inmediatamente con arroz o naan.

Si te sobra pollo, puedes utilizarlo para hacer una ensalada césar.