O My Good

Postres, dulces y mucho más

Redondo de ternera en salsa

El redondo es uno de mis cortes de carne preferidos. Cuando se cocina bien, puede ser la carne más tierna del mundo. Si que es cierto que es un poco seco, por eso se suele acompañar generalmente de una salsa. Esta es mi receta:

Ingredientes

Redondo de ternera en salsa
  • 1 redondo de aproximadamente 1,5 kilos cortado en filetes finos
  • 6 cebollas
  • 500 ml de cerveza
  • 500 ml de caldo de carne
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra molida, según necesidad

Procedimiento

Salpimentamos los filetes uno a uno con sal y pimienta negra. Calentamos una sartén con un poco de aceite de oliva y marcamos cada filete durante unos segundos hasta que la carne cambie de color.

En la misma sartén, añadimos otro chorrito de aceite y añadimos las cebollas que previamente hemos cortado en juliana para que se sofrían durante 10 minutos. Lo ponemos a punto de sal y una vez que estén blandas, las retiramos del fuego.

En una cazuela grande, colocamos los filetes de redondo intercalados con una capa de cebollas. Lo bañamos todo con la cerveza y el caldo de carne que hemos preparado previamente.

Lo salpimentamos y ponemos a fuego lento durante 2 horas, removiéndolo de vez en cuando para que no se pegue.

Lo ideal es utilizar un caldo de carne casero que hagamos nosotros mismos. Aquí tienes la receta:

INGREDIENTES

  • 5 litros de agua
  • un chorrito de aceite de oliva
  • 1 kilo de huesos de ternera
  • 500 gr de carne magra de ternera
  • 1 punta de jamón
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 5 puerros
  • 2 ramitas de apio
  • 5 dientes de ajo
  • clavo
  • vino tinto

ASI SE ELABORA

En una cazuela grande, añadimos un chorrito de aceite de oliva y lo ponemos a calentar a fuego medio. En ese aceite vamos a añadir los huesos de ternera, la punta del jamón y la carne magra para que se doren.

Una vez que los veas dorados, añadimos las verduras picadas gruesamente y dejamos que suden durante 15 minutos, removiéndolo de vez en cuando.

Cuando esté pochado, vertemos el vino tinto y lo dejamos reducir unos minutos para que se evapore el alcohol. Vertemos el agua y bajamos la temperatura para que cueza todo lentamente durante 2 horas aproximadamente.

Si vemos que se crea espuma, la vamos retirando con una espumadera. Una vez que han pasado las dos horas, colamos el caldo y ponemos de nuevo a hervir. Cuando llegue a ebullición lo retiramos del fuego y ya lo podemos utilizar para nuestros platos.

Lo ideal es hacer una gran cantidad de caldo para que nos sobre y poder guardarla en tarros para otras preparaciones. Este caldo se puede guardar en el frigorífico, en un tarro hermético durante varias semanas, o también lo puedes congelar.