O My Good

Postres, dulces y mucho más

Consejos para elaborar la perfecta tarta de queso

La tarta de queso es un postre muy habitual en la mayoría de los menús de cafeterías, y a la mayoría de la gente le encanta pedirla de postre o para merendar.

Pero aunque en la cafetería o en los restaurantes la pedimos hasta hartarnos, somos un poco reacios a elaborarla en casa. Son bastante delicadas y cualquier error en el proceso de cocción puede arruinarla, pero no es algo imposible.

Consejos para elaborar la perfecta tarta de queso

Aquí te dejo algunos consejos para que perfecciones el arte de hacer tartas de queso en casa, al más puro estilo profesional.

EL QUESO CREMOSO

Uno de los principales ingredientes que integran una tarta de queso es el queso cremoso. Pero no todos los quesos cremosos son iguales. Es importante elegir uno de buena calidad para que nuestra tarta quede suave y sedosa.

No voy a hablar de marcas, simplemente asegúrate de que no haya superado la fecha de caducidad y que sea un queso con toda la grasa, nada de queso light, para que nuestra tarta tenga cuerpo y esté deliciosa.

LOS HUEVOS

Aunque el queso cremoso es el componente crucial, una tarta de queso necesita otros ingredientes de calidad para que sea toda una delicia. Algunas recetas incluyen nata o crema agria para aumentar la humedad y que tenga una textura suave.

Además, la receta también necesita unos cuantos huevos para que la tarta se mantenga junta y no desmenuza. Agregar el número requerido de huevos (según la receta) nos servirá, pero muchos expertos le agregan una yema de huevo extra para lograr una textura más aterciopelada.

EL ALMIDÓN

Seguro que no quieres que tu tarta de queso se rompa cuando se esta horneando ¿verdad? Pues añade un poco de maicena o harina en la masa. Sin embargo, también alterará la textura de la tarta de queso hasta un cierto punto. El almidón le aportará firmeza y estabilidad.

AL BAÑO MARÍA

Si vas a utilizar almidón puedes saltarte esta parte. Pero para aquellos que quieren hacer un pastel suave y cremoso sin añadir almidón, es posible que quieras utilizar el baño María. Si lo usas durante la cocción, te permitirá cocer la tarta de una manera suave, mientras que la creación simultánea de vapor alrededor de la superficie de la tarta le aportará humedad y no estará seca.

¿Cómo hornear al baño María?

  • Cubre los lados y el fondo de un molde con papel de aluminio.
  • Coloca el molde con la masa de queso en un molde (fuente o bandeja) más grande y más profundo para tener espacio de sobra por todos los lados del molde.
  • Añade agua caliente en el molde grande e introdúcelos en el horno caliente.
  • Hornea la tarta de queso como se indica en la receta. Una vez terminado el tiempo, sacamos los dos moldes con el agua que quede. Ten mucho cuidado al manipular estos moldes ya que van a esta extremadamente calientes.
  • Una vez que el pastel se haya enfriado, lo introduces en el frigorífico como de costumbre. Quita el papel de aluminio antes de servirlo.

EVITAR QUE SE AGRIETE

Para evitar que el pastel de queso se agriete, primero hay que entender porqué salen las grietas. Hay dos razones: la cocción excesiva y el enfriamiento instantáneo. Y ambas se pueden evitar con un poco de cuidado.

Para evitar la cocción excesiva, hornea el pastel de queso hasta que el anillo exterior esté un poco hinchado, pero firme. El anillo interior debe sacudirse como gelatina.

Al enfriar el pastel de queso, hazlo de manera gradual. Después de apagar el horno, deja el pastel dentro del horno con la puerta abierta durante aproximadamente una hora. A continuación, retira el molde del baño María y deja que se enfríe completamente.

Pasa un cuchillo alrededor de los bordes del molde para desmoldarlo más fácilmente y evitar las grietas.

REPOSO

Un pastel de queso tiene que prepararse de antemano, por lo menos 4 horas (preferiblemente durante toda la noche) antes de servirlo. El proceso no termina con la cocción cuidadosa y un enfriamiento lento, necesita tiempo suficiente para enfriarse en la nevera antes de ser cortado.

Sé que es difícil resistirse, pero evita cortar la tarta antes de que se enfríe por completo o puede tener un resultado desastroso. Tendrá una textura como de flan, algo que no queremos.

Precisión, consideración e imaginación. El uso de estos tres factores en conjunto te asegurará un resultado perfecto. Y si quieres una receta para hacerla sin horno, aquí tienes unas recetas de rechupete.