O My Good

Postres, dulces y mucho más

Receta: sopa de mejillones

Aunque la más conocida es la sopa de pescado, también se pueden hacer elaboraciones de cuchara con moluscos y crustáceos. Además de mejillones, se le pueden añadir almejas, chirlas o zamburiñas, que le darán un sabor más potente.

Si quieres tener más recetas de zamburiñas, puedes sustituirlas por los mejillones o las almejas en cualquier plato.

Receta: sopa de mejillones

El resultado final es una sopa muy sabrosa, perfecta para un primer plato o como cena ligera.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kilo de mejillones limpios
  • 2 cebollas
  • unos granos de pimienta
  • Medio kilo de cabezas, espinas o raspas de pescado
  • 1 puerro (solo la parte blanca)
  • 1 zanahoria
  • 1 diente de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 95 ml de vino blanco
  • 1 litro de agua
  • 250 gr de tomates
  • Un chorrito de nata líquida para cocinar

Elaboración paso a paso

Paso 1. Empezamos abriendo los mejillones al vapor. Partimos de que tenemos unos mejillones limpios, sin barbas ni suciedad. Ponemos los mejillones en una olla con el vino blanco, una cebolla pelada y picada gruesamente y unos granos de pimienta. Lo calentamos a fuego medio y lo tapamos. Dejamos que se cuezan durante 5-10 minutos, hasta que veamos que las conchas se han abierto completamente.

Paso 2. Una vez que tenemos los mejillones abiertos, los sacamos de la concha y los reservamos. Colamos el caldo que luego utilizaremos en la sopa.

Paso 3. Añadimos el aceite a otra cazuela limpia, y lo calentamos a fuego medio para sofreír la cebolla que nos queda, el puerro, la zanahoria y el diente de ajo. Una vez que estén blandos, añadimos las raspas y cabezas de pescado para que se sofría todo junto.

Paso 4. Picamos en trozos los tomates y los añadimos a la cazuela. Dejamos que se rehogue durante media hora, revolviendo frecuentemente. A continuación, vertemos el caldo de la cocción de los mejillones que teníamos reservado y algunos mejillones que sean muy grandes.

Paso 5. Trituramos todos los ingredientes con la túrmix y pasamos el contenido por un chino, estrujando todos los sólidos para rescatar toda la sustancia posible. Reservamos el caldo extraído que será el fondo de la sopa.

Paso 4. A este caldo le añadimos los mejillones cocidos, si son muy grandes los partimos por la mitad y un chorrito de nata. Lo removemos todo, probamos y ponemos a punto de sal.

Notas

Si al cocer los mejillones alguno no se a abierto, lo desechamos. También tenemos que eliminar cualquier pieza que esté abierta previamente. Si al golpearlo contra la encimera no se cierra, es que está muerto o malo. Esto arruinaría toda la sopa.

A la sopa también se le pueden añadir unas verduras cortadas en juliana y salteadas, tales como cebolla, puerro, zanahoria, apio, etc.