O My Good

Postres, dulces y mucho más

Tarta de melocotón

La tarta de melocotón ha estado en mi recetario de cocina durante muchos años, y no la había hecho hasta ahora. Antes, los postres con frutas eran muy populares, pero actualmente se han sustituido por el chocolate y los cupcakes.

Lo mismo ha pasado con la tarta de galletas, las nuevas modas la han desplazado a un lugar apartado. Pero como no quiero que estos postres caigan en el olvido las comparto con vosotros.

Tarta de melocotón

Esta es mi receta favorita de tarta de galletas, y a continuación os dejo la receta de tarta de melocotón, ideal para los amantes de los melocotones.

Ingredientes necesarios

  • 100 gr de mantequilla derretida
  • 125 gr de harina
  • 200 gr de azúcar
  • 3 huevos L
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 220 gr de azúcar moreno
  • 1 lata de melocotón en almíbar
  • 1/2 vaso de zumo de melocotón
  • 1 pizca de sal

Preparación de la tarta de melocotón

Derretimos la mantequilla en un cazo y lo vertemos sobre un molde de bundt (los que tienen una chimenea en el centro). Espolvoreamos el azúcar encima de la mantequilla para que se quede pegada y eliminamos el exceso.

Encima de la mantequilla, vamos poniendo el melocotón en almíbar (bien escurrido) en rodajas.

Precalentamos el horno a 200º C con calor arriba y abajo. En un recipiente aparte, mezclamos la harina, la levadura en polvo y una pizca de sal.

Separamos las claras de las yemas de los huevos. Las claras las montamos a punto de nieve con la batidora de varillas y le añadimos una pizca de sal. Las reservamos.

Las yemas las mezclamos con el azúcar, también con las varillas, hasta que esponjen. Vertemos el zumo de melocotón y, a continuación, la mezcla de harina y levadura.

Incorporamos las claras montadas, removiéndolo con movimientos envolventes para que no se bajen. Cuando ya esté todo mezclado homogéneamente, vertemos la masa en el molde con los melocotones y alisamos la superficie con una espátula.

Lo introducimos en el horno durante 35-40 minutos. Después de ese tiempo, comprobamos si está hecho introduciendo un palillo en el centro. Si sale limpio es que ya está. Sino, lo dejamos unos minutos más y seguimos comprobando.

Sacamos la tarta del horno y lo colocamos en una rejilla metálica para que enfríe durante 10 minutos. Cuando pasen los 10 minutos, le damos la vuelta encima de un plato y dejamos que enfríe por completo antes de partirlo.

Esta tarta se puede servir acompañada de nata montada o de helado.